La Heladería Coppelia: La Catedral del Helado. / volver atrás

heladeria coppelia

Si estás paseando por La Habana y sientes calor y ganas de descansar un buen lugar para hacer una parada y relajarse es la Heladería Coppelia. Esta conocida heladería está ubicada en la esquina de las calles 23 y L del barrio del Vedado y es un verdadero suceso, y estaba llamada a convertirse en una esquina clásica debido a la excelente calidad de sus helados.

El helado es una de las golosinas preferidas de los cubanos de todas las edades y épocas. La primera sorbetería se instaló en 1807. Debido a un clima que como promedio anual ronda los 30 grados, a la gente le gusta refrescar con helado, solo o con cake (tarta), bizcochos y sirope. O batido con hielo.

Cuando el 4 de junio de 1966 la heladería Coppelia abrió sus puertas, ofrecía una carta con 26 sabores y 24 combinaciones. Ese día se vendieron más de 3 mil tinas de helado y durante las doce horas que estuvo abierta, las colas fueron de varias cuadras.

Es uno de los edificios más bellos construidos en Cuba, fruto del talento del Arquitecto Mario Girona, y la colaboración de los arquitectos Rita Maria Grau y Candelario Ajuria. El cálculo estructural estuvo a cargo de los Ingenieros Maximiliano Isoba y Gonzalo Paz.

El edificio central está constituido por columnas de hormigón armado fundidas en el lugar, vigas prefabricadas a pie de obra y un techo circular, cuyo domo de 40 metros de luz libre, está formado por losas nervadas y rematadas por un lucernario de cristales de colores que mide cuatro metros de alto y cinco metros de diámetro. Las vigas vuelan sobre las terrazas y se apoyan en muros que realizan función de contrafuertes. El diámetro de cada piso de los salones superiores es de 12 metros.

Heladeria Coppelia

La heladería está abierta las 24 horas y tiene un salón de espera con mesas y sillas donde se agrupan los turistas extranjeros. En el resto de la tienda, la parte más grande, están los clientes locales que deben hacer una larga fila para poder comprar un helado. La heladería turística cobra en pesos convertibles y la heladería para cubanos en pesos cubanos.

El sabor que más se pide es el de fresa y chocolate, por la conocida película, y allí mismo puedes comprar una botella de agua mineral para sacarte el dulce de la boca cuando terminas el helado e incluso, también venden flanes que son exquisitos.

La concepción del Coppelia tuvo tan buena aceptación que se llenó y nunca más se ha vaciado. Posee una capacidad para atender 1000 personas simultáneamente, y abrió sus puertas con una oferta de 26 sabores, de los cuales hoy en día quedan 10.

Acerca del autor

Alexander Espinosa Alvarez

es el creador de este sitio, un programador al que le encanta el marketing, el diseño y la programación web. También es un apasionado gestor y promotor de los servicios turísticos de Cuba.


Artículos relacionados:

- La Bodeguita del Medio: La Mejor Comida Criolla de Cuba
- Restaurante Floridita: La cuna del Daiquirí
- Restaurante La Guarida: Un rincón especial en La Habana
- El Restaurante San Cristóbal: la mejor paladar de la Habana
city tour habana